Volver
Inicio Indice Motivación Objetivos Complejidad Escritos El Autor
P r e s e n t a c i ó n

A esta página web no puedo sino anteponer aquellas reflexiones que el humanista Dante Alighieri (1265-1321) ha expresado al decir que todas las formas del mundo terrestre proceden de la virtud informante de las esferas celestes, o sea, el macrocosmos. Recordemos que Dante había adoptado la astronomía del alejandrino Claudio Ptolomeo (siglo II), quien basándose en los estudios de los babilónicos constituyó la base del modelo geocéntrico del mundo. Dante sostiene que la región celeste está distribuida en nueve esferas: siete planetaria, en que están colocada la Luna, Mercurio, Venus, el Sol, Marte, Júpiter y Saturno, en la octava se hallan las estrellas fijas. La novena esfera, al ser primera, es pujante y atractiva, porque como es libre se mueve con movimiento irregular, a partir de la cual se originan las mutaciones de las cosas, los cambios, las concepciones, las incertidumbres, en suma, aquello que señalamos como lo complejo. Por último, circundándolas a todas encontramos lo infinito del cielo empíreo, que según Dante es el lugar de los bienaventurados, quienes rodean el trono de Dios como una rosa fulgurante.1

El cosmos de Dante Alighieri en el siglo XIV es el heredado de Ptolomeo y Aristóteles
En el siglo XIV, el cosmos de Dante Alighieri es el heredado de Ptolomeo y Aristóteles

Del tema los fractales Estimado(a) lector(a) no espere ningún resultado pedagógico pues no se aspira a él. Pero, contra lo que pueda parecer, es inevitable que cada uno pague los costes de su aprendizaje. Aun aceptando que las experiencias propias son las mejores fuentes de aprendizaje que los exámenes, vamos a sacar a la luz en esta página web formas que tenemos de ver los problemas. En efecto, estas formas, llamadas objetos fractales, son útiles no solo para cambiar nuestra óptica de las cosas, esto es, mejorar nuestra capacidad intelectual, sino también, para aquellos que sueñan ver la profundidad del océano de lo infinito. Incluso, si en ciertos ámbitos de su vida humana tiene la convicción de que no hay manera de suplir la propia experiencia, entonces, su actividad intelectual va adquirir en este momento significación cuando asuma el hábito de pensar de manera fractal.

Aprender a ver fractales en la naturaleza, en las empresas, en los astros, en los sistemas, en la economía, en el arte, en la política, en las instituciones, en las relaciones humanas, en síntesis, en las manifestaciones de la cultura,2 no se logra siguiendo cursos de metodología, que en nuestros días se imponen a presión de la moda en cuanta carrera terciaria o universitariatres, sino dando cabida el caos, el azar, en el que se combina lo infinitamente pequeño y lo infinitamente grande: las partículas elementales y el cosmos.3

Por eso, la característica “fractal” –como veremos– reconvierte nuestra forma de aprendizaje de la realidad hacia las expresiones del arte. Pues el arte es por excelencia el lugar donde el libre juego de la imaginación, esto es, juego entre orden y caos (lo cual tiene más relación con la geometría que con otra cosa), se autoorganiza con lo complejo. Autoorganización responsable del enorme abanico de formas, tamaños, variedad de dimensiones desconocidas, que pueblan nuestro planeta.

Si a transitar aprendemos gateando y caminando, cayéndonos y levantándonos, vale decir de forma irregular, una y otra vez, como el movimiento de la novena esfera de Dante, de manera similar, a pensar de manera fractal se aprende mirando con seriedad y con capacidad propia de juicio lo complejo.


Bajar en pdfVolver


Indice Comunicate abrir en pdf Texto comprimido

1- Cfr. Dante Alighieri. Convivió, tratado 2º, III-IV, (ed. BAC – Madrid – 1956) pág. 735; «El sumo deseo de cada cosa y el primero dado por la naturaleza es el de volver a su principio» op.cit. IV 12-14. Volver al texto
2- Los cursos de metodología son aceptados como recetas, es decir, como fármacos que dan los médicos para eliminar lo más pronto posible las dolencias de la lógica. Volver al texto
3- Sin entrar en polémicas, parece que en los procesos sociales, como la economía política, se dan características fractales que invitan a la ingobernabilidad, lo que equivale a decir aplicar el pensamiento complejo para abordarlos. Esto último sería la mayor aportación cognoscitiva de este aspecto de los fractales que nos ocupa: saber si nos estamos enfrentando al caos o no. Volver al texto

Indice Volver a la página principal Al cieloComunicate

República Argentina | Copyright © 2004-2020 | Ley 11.723 | Aspectos Legales
Reproducción autorizada únicamente con fines educativos citando su origen:
Lic. Gustavo Rodríguez: http://www.infinitodevenir.com.ar/