Volver
Inicio Indice Motivación Objetivos Complejidad Escritos El Autor
La Distracción: Los espejitos de colores actuales

Perder la atención de nosotros mismos es un trabajo diario que el poder, cualquiera sea su especie, se vale para hacernos perder el ser. Así como los chamanes de América eran engañados mediante espejitos de colores, que eran los brillos del instrumental de abordo, propios de la navegación naval de la época, siglo XV, en nuestros días tenemos la Internet. No solo para ser engañado por el Gran Otro llamado Mercado, sino para someternos voluntariamente a las leyes del capital.

De aquí se desprende la distracción como el modo actual de perder el ser, para transformarse en la categoría de lo necesario útil al mercado. ¿Qué es lo útil? Trabajar por el dinero. La acumulación de dinero, la bolsa, la cabeza capital, el egoismo, "per capita", es decir, el capitalismo que se constituye por la ausencia del ser.

Para llevar a cabo este proyecto, diariamente nos bombardean los medios masivos, nos hacen creer, que el otro es mí enemigo porque me resta capital (el otro es quien me quiere quitar, me roba, es al que hay que temer, etc.). Sobre esta lógica opera la economia de cualquier Nación que influenciada por el consumo adopte este sistema de organización ─lo cual la política no es ajena.

Cuando hablo de internet me estoy refiriendo a todo lo que constituye el campo de la informática, desde el más minúsculo celular pasando por los iPads, las computadoras, los GPS, los monitores, etc., etc. Con estos medios el poder nos entretiene.

Si antiguamente el circo romano era eficaz para manipular a las masas hoy es la tecnología computacional el escenario en donde la gente se muestra como una estrella en medio de la noche del engaño social. Así cada uno de nosostros es un reflejo que se proyecta para brillar en el monitor de los otros.

Espejitos de colores son los iPhone celulares, la internet, el WhatsApp, las redes sociales en general, el chat, el habla chato, lo chanta, el autoengaño de mostrarse de una manera distinta de lo que se es y creer que el mundo será así.

Esto que nos distrae de nosotros y nuestros semejantes. El ente tecnológico, la técnica, es el fetiche que nos separa, día a día, pero al mismo tiempo, es la que crea la ilusión personal en la que uno puede decir y creerse que está con el próximo. Sin darse cuenta el ser humano que está cada vez más alejado de él mismo y su entorno. De esto se vale la actual hegemonía de los mercados para gobernar y someter.

Semana Santa en medio de la cuarentena por el COVID-19
Río de la Plata, 11 de abri de 2020


Atrás

IndiceComunicate Bajar en pdf Texto comprimido






Gustavo Ricardo Rodríguez
Licenciado en Filosofía
Facultad de Historia y Letras - USAL
Investigador IIPC/USAL
Derechos reservados - Hecho el depósito que marca la Ley 11.723.

IndiceBajar en pdf Volver al cieloComunicate

República Argentina | Copyright © 2004-2020 | Ley 11.723 | Aspectos Legales
Reproducción autorizada únicamente con fines educativos citando su origen:
Lic. Gustavo Rodríguez: http://www.infinitodevenir.com.ar/